martes, 19 de junio de 2012

Estilo Ecléctico: Fincas 'El Pino' y 'San Clemente' (Alicante)


Hace unos días realizamos una visita un tanto diferente... Lo cierto es que la huerta alicantina esconde secretos muy bien guardados, relacionados sobre todo con el estilo de sus construcciones. A lo largo de los siglos se ha evolucionado notablemente ya no sólo en los materiales utilizados, sino en las formas, las ventanas o los tejados... Las viviendas han variado su estilo desde las torres de defensa (siglos  XVI y XVII) hasta las casas de labor (siglos XVII y XVIII), incluyendo las villas residenciales (siglos XVIII y XIX), distinguiendo entre ellas dos estilos claramente diferenciados: el neoclásico y el que hoy nos ocupa: el ecléctico. Es por ello por lo que nuestro 'Punto B' quedó fijado en la Finca El Pino, una de las pocas que continúan en pie a pesar del expolio y los derrumbes provocados por su abandono. 

Un poco de historia no vendría mal para situarnos... Lo cierto es que las casas de labor se mantuvieron incluso después del siglo XVIII, pero algunas se adaptan a los nuevos gustos residenciales propios del éxito económico de principios del XIX. Surge entonces otro tipo de viviendas, de nueva construcción o reformadas, con una forma más característicamente 'cúbica.' Son casas de verano, es decir, los propietarios suelen acudir para pasar las vacaciones de los meses más calurosos, quedando el cuidado permanente de la vivienda al cargo de unos caseros que residen en un alero de la planta baja.


Ubicada justo enfrente de la gasolinera de la Santa Faz y situada al final del camino de un vivero, flanqueado por palmeras y olivos moribundos, encontramos la solitaria Finca El Pino, sin duda una de las edificaciones más singulares de toda la desaparecida Huerta de Alicante. En principio, no tiene pérdida, pero como da un poco de 'cosa' acceder directamente por el camino, buscamos un camino anexo por el polígono industrial. Comentamos que fue levantada a finales del siglo XIX siguiendo el estilo ecléctico y presenta una planta de cruz griega, con uno de sus brazos ligeramente más corto que el resto, donde se sitúa la escalera. Las reformas de años posteriores trasladaron la cocina del sótano a un anexo levantado en la primera planta.

Por desgracia, no pudimos acceder, quedando pendiente una visita más exhaustiva en un futuro: unos 35 ó 40 jóvenes habían cruzado sus coches en el camino y se encontraban en el porche, sentados, armando jaleo y, tal cual puedo deducir, continuar degradando la propiedad privada. Es por ello por lo que contamos con unas escasas y patéticas fotografías de la fachada, pero os derivo al siguiente enlace, para que os vayáis haciendo una idea de lo que pretendíamos encontrar. 


Puestos a continuar nuestra ruta por la huerta alicantina, nuestra siguiente parada se realizó en la Finca San Clemente, ubicada en Vistahermosa (Alicante), junto a la entrada de la autovía (Salida 6 de la A-7 - Avda. de Denia). En esta ocasión, el acceso es mucho peor, puesto que se encuentra abandonada a su suerte en una completa confluencia de carreteras generales... Es por ello por lo que estacionamos el vehículo a la altura de la empresa de autobuses, a unos 60 metros, y continuamos el resto a pie. He de reconocer que la maleza ha alcanzado ya una altura considerable, e impide desenvolverse con normalidad por la encadenada senda que nos lleva hasta la misma puerta.


En general, este tipo de edificaciones constan de un sólo edificio, con bodega en el semisótano, y tres plantas. De estilo claramente eclecticista, podemos comprobar la enorme mezcla de estilos arquitectónicos en su desarrollo: nos hallamos ante lo que nunca fue considerado un estilo particular en sí mismo, sino un conjunto de rasgos tomados de diversas fuentes y estilos. Una gran variedad de influencias (principalmente de elementos de estilos diferentes históricos en la arquitectura, la pintura, y las artes gráficas y decorativas) caracterizan un estilo ecléctico más presente en nuestras tierras de lo que creemos. 



Una vez cruzado el sendero se alzaba ante nosotros la Finca San Clemente, de un tamaño monumental, y allí podemos comprobar lo que muchos dicen: nos recuerda a la famosa saga 'Psicosis'... ¿Y a quién no? Su ubicación, sus formas, la oscuridad que suscita... La maleza que la rodea, hace el resto: sus muros aparecen rodeados de arbustos y matorrales de gran tamaño, que cubren la mayoría de los accesos y un gran número de ventanas, dándole un aire oscuro y aterrador... De hecho, resulta imposible no imaginarse la época de bonanza de una edificación de estas características, metiéndose en la piel de un personaje de época, imaginando cómo sería adentrarse en su recibidor, subir y bajar por sus escaleras o descender a sus sótanos. 



La Finca San Clemente tiene claras influencias francesas que pueden distinguirse, perfectamente, en el remate de carpintería en cubiertas. Los tejados, aunque dañados considerablemente por el paso del tiempo, continúan siendo perceptibles al final de la tercera planta. Nos recuerdan, en este caso, a los caserones franceses de finales del siglo XIX, cuando los más pudientes podían permitirse el lujo de construir semejantes villas residenciales para, únicamente, pasar los veranos, mientras terceras personas se hacían cargo del cuidado de sus jardines y la limpieza de la misma en el resto del año. Destacamos, a su vez, la torreta superior, también muy francesa, con la única finalidad de iluminar el hueco de la escalera y que la tercera planta no fuese tan oscura como en el estilo neoclásico. 



La planta de la construcción sigue siendo la misma que en la Finca el Pino, pero con una notable diferencia: aunque nos hallamos ante una cruz griega, los cuatro brazos son de igual tamaño, lo que nos lleva a suponer que no hubieron reformas posteriores a su construcción. La coloración de la fachada, en tonos marrones, no ha perdido su tonalidad a pesar de las humedades... De hecho, el filtro sepia de la cámara resalta las luces y las sombras y da lugar a maravillas como la que os presento más abajo... Todos los contornos se ven mejorados por el efecto, teniendo en cuenta el importante papel que juegan los cielos nublados o el hecho de que estuviese atardeciendo. El ramaje ubicado a la izquierda hace que nos recuerde a la típica escena de cine de terror de los '80, creando una sombra sobre el balcón que nos eriza la piel.



Destacaremos algunos aspectos más... En la parte delantera podemos encontrar una caseta para perros, de construcción mucho más reciente, por el estado de los ladrillos y del cemento utilizado. También destacar el estado de la carpintería de puertas y ventanas, la cual debía ser de una calidad considerable... A pesar del paso de los años y de que algunas piezas ya se han destruido, las que van quedando se conservan lo suficientemente intactas para ser percibidas por el objetivo de nuestra cámara. El color cerezo, además, combina perfectamente con el color de las fachadas, convirtiendo la casa en el escenario perfecto para el rodaje de películas de terror o de época. De hecho, podría reconocer que se respira el mismo ambiente que en la Colonia de Santa Eulalia, sobre todo en los edificios de carácter genérico.  


Este tipo de casas se pueden encontrar a lo largo de la línea que en parte también seguirá el tranvía, especialmente entre Santa Faz–San Juan (Finca Clavería -desaparecida-, Finca San ClementeFinca Abril Finca Marco). Además, destacar que también se buscan promontorios elevados, ya que favorece la panorámica (Finca El Pino, junto a Finca RuaiaFinca Alcaraz, etc.). En San Juan se encuentra la Finca Manzaneta, frente a Finca La Concepción.

No pudimos acceder a su interior, pues está cerrada a cal y canto en todos sus accesos... Entendemos que, aunque abandonada, sus propietarios o herederos no la tienen olvidada, sin contar a los vecinos que de los alrededores, siempre pendientes a posibles vándalos (cosa que entiendo).


Cuando vuelvas, nos queda pendiente un segundo recorrido por la Huerta de Alicante, a la espera de encontrar joyas como ésta y de poder fotografiarlas. Te esperaré... 

10 comentarios:

  1. Hola Verónica, yo estoy igual de enamorada de ese tipo de joyas y en Alicante tenemos miles de ellas escondidas y sin poder ser admiradas. Me gustaría saber si tu pediste permiso a alguien, sea el Ayto o a los vecinos para acceder a las fincas abandonadas y para fotografíar. Me encantaría fotografiar la finca San Clement. Espero tu respuesta. Me encanta tu blog, llevo una hora admirandolo. Pásate por mi blog cuando quieras mangoetcoco.blogspot.com Un abrazo fuerte, Sofia.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Sofía! Bienvenida al Blog, :) Me alegra conocer gente con las mismas aficiones que nosotros, hay verdaderas joyas ocultas que merece la pena visitar, :)

    En cuanto a las fincas abandonadas de Alicante, no solicitamos ningún tipo de permiso para visitarlas dado que apenas fotografiamos sus fachadas... Por ejemplo, la Finca San Clemente tiene acceso abierto aunque la propiedas esté cerrada.

    Voy a echar un vistazo a tu Blog...

    Un saludo y vuelve cuando quieras, :)

    ResponderEliminar
  3. Hola David, :)

    ¿Podrías decirnos cómo accediste a sus interiores? ¿Fue necesario solicitar algún tipo de permiso? Nos interesaría mucho echar unas fotos, :)

    ¡Gracias y un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Me gustaría ir a verla. Mi abuelo vivió ahi de niño y siento muchísima curiosidad. ¿Entonces, no tuvistes ningun problema cuando la fotografiastes?

    ResponderEliminar
  5. A mí me encantaría verla por dentro, tengo muchísima curiosidad... Nosotros no tuvimos problema para echar unas fotos porque las hicimos desde el exterior, pero si hubiese alguna posibilidad de echar fotos en su interior, nos apuntamos, :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. los caseros de la casa viven gusto detras

      Eliminar
    2. Hola Consuelo, :)

      Tomo nota, porque me gustaría algún día visitar sus interiores, :)

      ¡Gracias por la información!

      Eliminar
    3. yo he ido hoy y estaba la hija de los caseros fuera una chica muy amable nos a dejado verla por fuera y me ha contado algunas anecdotas una tarde muy agradable estoy hablando de la casa san clemente

      Eliminar
  6. Gracias, Consuelo, :) Tomo nota y a ver si nosotros tenemos la misma suerte (ojalá), :)

    ResponderEliminar